The English version of this blog is available here.

Por Cinthya Alfaro Zúñiga

Al ser costarricense y becario de investigación para Worldwatch Institute/INCAE, me brindó mucha satisfacción asistir al 21 Foro Regional de la Alianza en Energía y Ambiente con Centroamérica(AEA) que tuvo lugar en Costa Rica a principios del mes de marzo. El objetivo principal de la AEA es brindar financiamiento para proyectos de energía renovable, sin embargo también busca desarrollar capacidades al explorar diversos temas como las diferentes tecnologías energéticas, las políticas requeridas para una implementación exitosa y los obstáculos y oportunidades regionales por medio de diálogo entre las partes involucradas.

Worldwatch e INCAE presentan la primera fase del proyecto “El Futuro de la Energía Renovable en Centroamérica” en Costa Rica en Marzo.

Worldwatch e INCAE presentan la primera fase del proyecto “El Futuro de la Energía Renovable en Centroamérica” en Costa Rica en Marzo.

Bajo el título de “Biogás y Eficiencia Energética en Centroamérica”, el más reciente Foro reunió a un grupo de 200 expertos, desarrolladores de proyectos, representantes gubernamentales, financistas y el público en general. Los ponentes se refirieron a temas como la contribución a la reducción de emisiones de carbono por parte de las políticas de eficiencia energética y de la energía renovable. Otros tópicos importantes incluyen el estado de la eficiencia energética y del biogás en Centroamérica, así como un recorrido por los proyectos de la AEA en ambos temas.

La actividad de tres días contó con ponentes de la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ), el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), y el Worldwatch Institute, entre otros.

Por parte de Worldwatch Institute, el Presidente Emérito Christopher Flavin hizo una presentación sobre el estado global de la energía renovable, y el Director de Clima y Energía Alexander Ochs resumió los resultados de la primera fase del proyecto Worldwatch Institute/INCAE “El Futuro de la Energía Renovable en Centroamérica”, que aplica la metodología de Hoja de Ruta para la Energía Renovable del Instituto a la región. La Dra. Ana María Majano, Directora Adjunta del Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible del INCAE Business School, acompañó a Ochs al ser INCAE el socio local principal para la implementación del proyecto.

Este es un momento importante para el proyecto centroamericano Worldwatch/INCAE, pues su primera fase está por terminar. Durante el año pasado,  a través de extensa investigación, entrevistas, visitas a los diferentes países y talleres de consulta, nuestro equipo ha explorado la situación energética actual en Centroamérica, enfocándose en el estado actual y en futuros potenciales de las tecnologías de energía renovable. El proyecto analizó las oportunidades socioeconómicas relacionadas con la energía renovable, evaluó las barreras y facilitadores financieros y de inversión, y desarrolló recomendaciones de políticas para acelerar soluciones energéticas que sean socialmente, económicamente y ambientalmente sostenibles.

Ambos Ochs y Majano presentaron casos de éxito así como las limitantes para el acierto futuro del sector de energía renovable en Centroamérica. Actualmente la región se apoya fuertemente en grandes hidroeléctricas para la generación eléctrica y en el uso de biomasa tradicional para cocinar, y su dependencia en combustibles fósiles crece para poder satisfacer sus necesidades de transporte y energéticas en general. La región centroamericana también es líder mundial en la generación eléctrica geotérmica, sin embargo tiene un potencial significativo sin explorar en geotermia, eólico, solar, biomasa y pequeñas hidroeléctricas.

El estudio de Worldwatch/INCAE encontró que una planeación integrada es necesaria en el sector energético de la región, ambos entre países y entre tecnologías. Encontró, además, que actores claves del sector necesitan coordinar sus actividades y compartir información. El reporte también identificó la necesidad de llevar a cabo análisis de costo nivelado de la energía (LCOE en inglés) para poder comparar con precisión los costos financieros, ambientales y sociales de las diferentes tecnologías de generación eléctrica.

Dr. Ana María Majano, Directora Adjunta Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (CLACDS), acompañó en la presentación como socio local principal para la implementación del proyecto.

Este reporte contiene un amplio análisis sobre el estado actual de los combustibles convencionales y de la energía renovable en Centroamérica, así como el potencial de cada uno. El panorama más amplio de este análisis indica que el periodo de 1990 a 2011, la generación eléctrica (que representa un 12% del consumo energético final de la región) incrementó de menos de 15,000 gigawatt-hora (GWh) a más de 40,000 GWh. La región actualmente genera un 62% de electricidad por medio de energía renovable, mucho menos del inicial 91% en 1990. El aumento en generación a base de combustibles fósiles ha crecido dramáticamente de un 9% en 1990 a un 38% en el 2011.

El estudio continúa con un detallado análisis del potencial de las diferentes tecnologías. Por ejemplo, los fotovoltaicos están sub-utilizados. Únicamente hay dos plantas de escala-comercial en operación, en Nicaragua y Costa Rica, y aún no son competitivas en términos de costos con otras tecnologías de generación.

El reporte explora las oportunidades socioeconómicas que ofrecen las renovables, teniendo una clara ventaja sobre los combustibles fósiles al considerar externalidades como los costos en salud e impactos del clima, entre otros. Dado que la región requerirá de 6,300 megawatts (MW) – 7,300 MW de capacidad instalada adicional para el 2020, estas oportunidades socioeconómicas deben ser consideradas en los procesos de toma de decisiones.

Los hallazgos también incluyen información importante respecto a las inversiones realizadas en energía renovable, así como las necesidades financieras futuras del sector. Por ejemplo, si la región ha de cumplir su Estrategia Energética Sustentable Centroamericana 2020 – estrategia convenida por los Directores de Energía, los Directores de Hidrocarburos y los Ministros de Energía de la región en el 2007 para asegurar la calidad, cantidad y diversidad de fuentes para el abastecimiento energético – para el final de ese año, aproximadamente de $12 – $18 mil millones deben ser invertidos. Esto será influenciado mayormente por el clima general de inversión del país. El reporte también analiza los mecanismos de apoyo existentes para la energía renovable de varias fuentes, tales como públicas y de financiamiento de clima.

A lo largo del reporte hay ejemplos de casos de éxito y mejores prácticas, ya sean iniciativas rurales solares en Nicaragua y micro finanza verde en Honduras. El documento termina con recomendaciones dirigidas a impulsar la energía renovable en la región, así como las prioridades identificadas durante la fase inicial del proyecto para Centroamérica.

La primera prioridad es ampliar el acceso a la energía para aquellas comunidades marginadas por medio de energía renovable distribuida y el uso sustentable de leña. La segunda prioridad es revertir el crecimiento en electricidad generada con combustibles fósiles y satisfacer la demanda energética futura en áreas conectadas a la red con energía renovable y eficiencia energética.

¿Cuál es, entonces, el camino por delante? Durante la segunda fase del proyecto (2013-2014), Worldwatch e INCAE desarrollarán Hojas de Ruta de Acciones para la Energía Sustentable para la región. Estas explorarán la electrificación, uso sustentable de la leña y la disminución del crecimiento en el consumo de combustibles fósiles por medio de fuentes renovables de pequeña y grande escala. La tercera fase (2014-2015) constará de entrenamiento y ejercicios de aprendizaje uno a uno. Aunque el “Futuro de la Energía Renovable en Centroamérica” es ambicioso y falta camino por recorrer, el resultado se espera que sea transformador para la región.

Cinthya Alfaro Zúñiga es becario de investigación para Worldwatch Institute/INCAE en el proyecto “El Futuro de la Energía Renovable en Centroamérica”.

Related Posts with Thumbnails
Centroamérica, desarrollo, desarrollo sostenible, eficiencia energética, electricidad, emisiones reducidas, energía, energía renovable, política energética