By Patricia Baquero

La semana pasada se ha llevado a cabo el encuentro de Agricultura y Desarrollo Rural del Banco Mundial, enfocado este año en comprender Volatilidad y Gestión de riesgos.

Baquero

(Imágen por Allan Crossman)

En la apretada agenda del evento, el Banco Mundial ha tratado temas muy variados como la importancia de la investigación para el desarrollo, experiencias en la ampliación de proyectos, innovaciones y retos en agricultura y desarrollo rural, cooperación sur-sur o desarrollo rural productivo impulsado por la comunidad.

La sesión sobre Cooperación Sur-Sur ha tratado sobre el innovador mercado entre África y Brasil como una oportunidad para promover innovación, intercambio de conocimiento y aumento de la cooperación técnica entre las regiones. Desde las tres representaciones presentes: Embrapa (Brasil), FARA (Ghana-África) y la Universidad de Dar es Salaam (Tanzania-África) se han abordado los diferentes puntos de vistas, retos y claves para el éxito de este proyecto.

Willem Janssen de la división Latino América y Caribe del Banco Mundial presenta la cooperación Sur-Sur como un intercambio de recursos, tecnología y conocimiento entre países en desarrollo. Se produce tanto una trasferencia (en una dirección) como un intercambio (en ambas direcciones). La razón principal de esta cooperación se basa en el hecho de que alcanzar los objetivos del milenio es un reto muy difícil, y esta es una interesante propuesta a añadir para combatir el hambre y la pobreza.  “Actualmente el mundo está cambiando, y países como Brasil, India, China y Rusia están ahora en el escenario. Brasil ocupa el tercer puesto en la agricultura mundial y China es uno de los principales exportadores.”

Estos países pueden ofrecer su experiencia en el desarrollo a otros países más desfavorecidos. Brasil está ofreciendo cooperación técnica, mientras que China cooperación física y financiera.

Read the rest of this entry

Africa, agricultura, Banco Mundial, biofuel, Brasil, Caribe, China, comunidad, cooperación, desarrollo, Embrapa, FARA, Ghana, hambre, India, Latino América, mercado, nutrición, objetivos del milenio, pobreza, proyecto, recursos, recursos naturales, Rusia, sabana, Sur-Sur, Tanzania

En este video la organización mejicana Sin Maíz no hay País nos habla de los problemas que el actual  sistema agroindustrial ha ocasionado. Tradicionalmente Méjico ha puesto sobre la mesa de los consumidores de todo el mundo una gran variedad de sus productos. Sin embargo, tras la firma del Tratado de Libre Comercio,  las empresas privadas se han apoderado de la casi totalidad de la producción alimentaria. Actualmente tres empresas controlan más del 60 por ciento de los alimentos.

La propuesta para luchar contra el hambre y el cambio climático es retomar la agricultura campesina. Como consumidores debemos optar por alimentos frescos y locales, producidos en Méjico y por los campesinos e indígenas. Un consumo responsable y sostenible es una contribución para tu salud y además conserva la riqueza del país manteniendo su biodiversidad y protegiendo las aguas, bosques y selvas.

agricultura campesina, agroindustrial, biodiversidad, cambio climático, campesino, consumo responsable, hambre, indígena, Méjico, Sin Maíz no hay País, sistema agroindustrial, sostenible, Tratado de Libre Comercio